Padre de Luis Miguel utilizó hasta a su esposa para promover a su hijo
Connect with us

Noticias

Padre de Luis Miguel utilizó hasta a su esposa para promover a su hijo

Published

on

Luisito Rey, padre de Luis Miguel, no queda muy bien parado en la serie que transmite Netflix y Telemundo sobre la vida del enigmático artista.

Ya lo había dicho el propio veterano actor Andrés García, dominicano radicado en México, quien al ver los primeros capítulos hizo algunas críticas a la serie, aunque defendió a quien fuera su amigo y hasta socio en aquellos momentos.

En el día de ayer Netflix subió a la plataforma el capítulo 3 de la primera temporada, donde se ve claro y acentuado el deseo de avaricia, el engaño y la manipulación de Luisito Rey, padre del intérprete  de “No sé tú” a su pequeño hijo, que en un inicio nunca pensó en ser cantante.

Su único deseo era que su hijo fuera famoso, claro, para él salir de la miseria en la que vivía luego de que nadie le diera trabajo en España y él saliera corriendo de su tierra y llegara a México, con la triste realidad de que le pasaba lo mismo.

Fue el actor de origen dominicano quien le abrió las puertas y le tendió la mano cuando ya no encontraba trabajo y su esposa Marcela, de origen italiano aunque criada en Argentina,  le había planteado que se regresaran a España donde por lo menos la gente le respetaba.

En este capítulo Luis Miguel, que desde que salió a la luz pública en 1981 con sus primera apariciones en televisión y cantadas en bares, sufrió en carne propia las manipulaciones de su padre y el maltrato, vio la felicidad al cumplir 18 año, ya que por fin podría hacer lo que quería con su carrera y alejar a su padre de la misma.

“Perfecto, pues sigan haciendo el disco, porque es su disco no es el mío, a mí no me han preguntado nada”, dijo el artista en un momento que el padre reunido con la disquera era quien disponía hasta de los temas que se grabarían y cada detalle que correspondía a esta producción.

Mientras que Micky (como le decían los de confianza a Luis Miguel), lo único que quería es seguir cantando y evolucionando, algo que al parecer no entendía su padre.

“Yo creo que podemos hacer este disco un poco más moderno”, decía Luis Miguel para luego irse al estudio a experimentar y ponerle otros elementos a su música, aunque su padre se empeñaba en recordarle que él no podía dejar de lado el estilo que abrazó al hacerse famoso y por el que las chicas comenzaron a quererlo.

En medio de esta situación Luis Miguel cumple 18 años y decide emanciparse para separarse definitivamente de su padre, por lo menos como mánager o productor de sus discos.  Hace un trato con un ejecutivo de la disquera: grabará un disco con las canciones de Calderón, siempre y cuando Luis Rey ya no sea productor.

Mientras graba uno de sus grandes éxitos, “Fría como el viento”, el padre de Micky se da cuenta de la jugada que le hizo su propio hijo.

“En mi carrera y en mi vida personal, ya no te puedes meter, ¿está claro?”, le advierte y le propone que de ahora en adelante sólo se haga cargo de gestionar los pagos y cuestiones financieras.

 

Luisito Rey, según la serie, consumía drogas y era muy impulsivo, tenía un carácter muy fuerte y era capaz de lo que fuera para lograr sus propósitos y que su hijo no se fuera de su lado, ya que era quien le aportaba el bienestar económico.

 

En un momento se le ocurrió que Luis Miguel con apenas 12 años cantara en la boda de la hija del Presidente de México y lo logró, aunque para ello debió usar a su esposa Marcela.

El jefe de la policía capitalina, Arturo “el Negro” Durazo, era la vía para llegar al Presidente de México. Andrés García se lo presentó y fue invitado a una fiesta a la casa de Luis Miguel. Esa noche el jefe de la policía conoció a la madre del pequeño artista, a quien de inmediato le hace algunas insinuaciones, las que ella deja de lado un poco incómoda.

De igual manera hay una interrogante grande en torno al paradero de la madre que ante todas estas situaciones que debió enfrentar con su esposo, al parecer decide dejarlo y regresar a España con su hijo más pequeño.

El tercer capítulo de esta serie sigue evidenciando que Luisito Rey fue tal vez un buen mánager, pero no un buen padre y  mucho menos un buen esposo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *